domingo, 5 de junio de 2016

Descansa en paz, Brujo hermoso

El Pana es para mí un gran ejemplo, aunque a algunos, los que nunca lo entendieron, les sorprenda.
Poca gente he conocido que practique la virtud de la congruencia.
Pensar, vivir, decir, hacer… todo de acuerdo a lo que somos.
Fue ejemplo también de valor, no solo frente al toro, sino frente a la vida y sobre todo, frente a sí mismo; encaró cada uno de sus abismos y creo que pese a ellos, fue feliz, porque vivió intensamente y ejerció su vocación aún con todo en contra.
En los últimos años… ocho… nueve… la vida le recompensó lo que le debía. Tuvo reconocimiento en México y también en Europa, donde toreó en varias ocasiones dejando huella de su arte y personalidad, para muestra, el emotivo minuto de silencio en el máximo templo del toreo, Las Ventas de Madrid.
El Pana caminaba alternadamente entre el infierno y la gloria, nunca negó sus caídas y lo más importante, siempre persiguió sus sueños.
Además, y pese a lo que muchos digan, fue un torero muy importante en la Tauromaquia Mexicana, justo por eso, porque toreaba a la mexicana, un estilo con muy pocos exponentes, que se caracteriza por una gran expresión y profundidad, lo cual va más allá del valor, inclusive de la estética y la técnica.
Nos gustaría decir que la Tauromaquia del Pana dejó escuela, pero no, porque la profundidad no se enseña, la profundidad se trae o no se trae; el hambre se trae o no se trae; el genio es, o no es.
A través de su hondura exorcizaba sus demonios. El Pana… tan lleno de tinieblas y tan lleno de gracia.
La muerte no llegó en junio como quedará registrado en un acta de defunción, al Pana lo empezamos a llorar hace más de un mes, el primero de mayo.
Su muerte no dolió, lo que dolerá será su ausencia; dolió el percance y sus consecuencias; dolió en el alma y estuvo de sobra, ese tiempo entre mayo y junio, que duró una eternidad. Aunque conociendo al Pana, tal vez quiso antes despedirse de todos sus demonios, pero eran tantos, que fueron necesarios esos 33 días en el infierno.
Su legado ahí queda; la congruencia; el valor de enfrentar la vida; el romanticismo que se extingue inevitablemente; la perseverancia; la creación de un personaje mágico y la capacidad de vivir de acuerdo a él.
El Maestro Pana ya está en la gloria y desde hace mucho es leyenda. Tuvo muerte de torero como siempre quiso, pero también, muerte de toro bravo, porque se resistía a entregarse.

¿Y si en vez de lamentar su muerte, celebramos su vida?… el coincidir en su época y dejarnos cautivar por su hechizo.

3 comentarios:

Unknown dijo...

Tu escribir...es poesia para el alma.Poiesis.Poietica.tttoddo !!!! Los que se enfrentan al toro de la vida,besamos tus manos...MUJER..!!!!

mariano lara dijo...

Tu escribir...es poesia para el alma.Poiesis.Poietica.tttoddo !!!! Los que se enfrentan al toro de la vida,besamos tus manos...MUJER..!!!!

Luna Turquesa dijo...

Gracias por su comentario. Lo escrito para El Pana sale de mi corazón y del dolor que me provocó verlo en esa situación. Un abrazo.